Blog Anillo Primavera


Deja un comentario

“La conservación de los bosques no sólo es reforestación”, nuestros amigos del proyecto de Conservación de Bosques del ITESO, nos comparten su trabajo.

“La conservación de los bosques no sólo es reforestación”, nos cuentan los alumnos del proyecto de aplicación profesional en Conservación de bosques, del ITESO.   El objetivo principal del proyecto es el mejoramiento de suelos, introducirnos a la importancia de la flora y fauna para cuidar la vegetación tomando responsabilidad del uso del mismo. 

El suelo parte superior de la corteza terrestre, es el medio ambiente en el cual se desarrollan las raíces y del cual las plantas extraen el agua y los elementos nutritivos que necesitan, además de servirle como sostén.

Es un sistema complejo y heterogéneo compuesto por la mezcla de diversos materiales sólido, líquido y gaseosos, la fase sólida esta constituida por una parte mineral, de partículas con formas, tamaños y composición química muy variada, la fase líquida consiste en agua que rellena parte de los huecos entre partículas sólidas que lleva disueltos distintos elementos químicos según la composición del suelo. Por ultimo, la fase gaseosa esta integrada por aire que se difunde en el suelo desde la atmósfera a través de los espacios entre las partículas y los gases producidos en el propio suelo lo que la composición y el volumen es variable.    Los elementos nutritivos que aporta el suelo son aquellos elementos químicos que son absolutamente imprescindibles o esenciales para el desarrollo completo del ciclo vegetativo de las plantas.   Algunas de los principales agentes en su degradación son:

La deforestación, que se refiere a la pérdida total de la cubierta arbolada, lo cual afecta la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas; mientras que la degradación es la alteración de la vegetación con cambios en la composición específica o en la densidad de las especies del ecosistema. Esta se puede presentar como ligera (pérdida de hasta el 25% de la capa superficial), moderada (pérdida del 26 al 50% de la capa superficial), severa (pérdida del 51 al 75% de la capa superficial) y extremo (pérdida de más del 75% de la capa superficial). En México, el 64% del total del territorio nacional presenta algún tipo de degradación. Los ecosistemas prioritarios para restauración en México son: bosques templados, selvas tropicales, zonas semiáridas y manglares. (CONAFOR, 2009).

– Los incendios, a pesar de que representan un ciclo natural de renovación de los mismos, en México el 99% de los incendios forestales que se generan anualmente son por actividad humana y tan solo el 1% proviene de acontecimientos naturales, (SEMARNAT, 2012). Los incendios forestales generan daños como la liberación de contaminantes, afectaciones a la superficie del bosque, pérdida de biodiversidad y se modifican las propiedades fisicoquímicas del suelo. Todos estos factores derivan en degradación ambiental, (Villavicencio et al., 2009). Además de las afectaciones previamente mencionadas, los incendios excesivos conducen a un cambio en la vegetación y por lo tanto una degradación que pudiera resultar irreversible. (Castañeda, 2011).

En abril de 2009, en el Bosque La Primavera ocurrió un incendio que afectó considerablemente las 7.6 hectáreas del predio del ITESO localizado al sureste del cerro de Las Planillas.      Razón por la cual este proyecto ha trabajado en la restauración ecológica del predio, proyecto que ha sido coordinado por los Maestros Lydia Hernández, Ricardo Ontiveros, Alejandra Castellanos y  Marco Gutierrez.

La restauración ecológica permite mitigar procesos, la implementación de obras y prácticas (CONAFOR 2009). El objetivo de la restauración es la generación de un sistema altamente diverso y similar al original en cuanto a funcionalidad, composición y estructura. Los ecosistemas forestales contienen una importante diversidad biológica, la conservación y generación de suelos proporciona grandes beneficios para los ecosistemas y para las poblaciones humanas.   Después de evaluar las condiciones de impacto ambiental, se realizó un plan de restauración que incluía las siguientes obras:

Terrazas individuales, reforestación con pala plantadora, transporte de planta plantadora, barreras vivas, producción de planta de ciclo largo, deshierbe manual en terrazas individuales, acordonamiento de material vegetal muerto, barreras de piedra acomodada, zanjas bordo manual, presas de mampostería de tercera clase, presas de piedra acomodada, presas de morillos, cercado con postes de madera.

Uno de los principales desafíos para el proyecto, era la restauración de su vegetación y recuperación de superficies forestales degradadas por factores naturales y antropogénicos. Actualmente las obras y actividades de protección, restauración y conservación de suelos forestales, han permitido contribuir a la recuperación forestal del predio.

Periódicamente se realizan jornadas de restauración ecológica los sábados por las mañanas, si estas interesado en participar ponte en contacto con la maestra Lydia al correo: lydiaher@iteso.mx

El pase de diapositivas requiere JavaScript.